La Ministra come pollas.

Lease "come pollas" como verbo y sustantivo, no como adjetivo.



Todavía esta dando vueltas el patinazo de la Ministra de igualdad con el famoso "miembros y miembras", nuestra querida, y mas visible ministra debería saber que, en la lengua española, no se debe utilizar el femenino así como si donde se quiere, por el hecho de ser mas guay, mas moderna o mas igualitaria.



Por ejemplo, no se si ustedes sabran que los pollos que venden en las pollerias, esos de los que nos comemos las pechugas, las alas, los muslos... son aves de cria en los que los huevos estan sexados para que salgan hembras, no se si es por la calidad de la carne o porque no hay como unas buenas pechugas o unos buenos muslos de una hembra, pero se da el caso de que lo que se cria para el consumo humano no son pollos, son hembras, osease, pollas.

Pero claro, como la malsonancia todavía es muy patente en nuestra sociedad, todo el mundo le llama pollos, salvo las personas, como la Ministra, que utiliza el femenino por el mero hecho de ser mas igualitarios, así que señora Ministra, el cualquier momento se puede encontrar con que alguien se dirige a usted, de manera bienintencionada, con cualquiera de las siguientes frases:

- "Ministra, te invito a comer polla".
- "¿Estaba buena la polla, sra Ministra?"
-" Te has comido la polla y has chupado toda la salsa."
- "¿Quieres un poquito de polla, Ministra?".
- "¡Hoy toca polla!".

Y espero que no se me ofenda cuando le digo que usted come pollas, solo estoy haciendo un correcto uso del lenguaje y llamando a las cosas por su nombre.

No hay comentarios: