El hijoputa del perro de verano.

Por la ambigüedad del titulo de este post muchos podrian deducir que me refiero a varias personas o cosas: a un hijoputa que tiene perro, a un perro hijoputa...

Pero de quien realmente quiero hablar es del hijoputa del perro de verano (hay varios tipos de hijoputas con perro, algun día les hablaré de otro), vamos a detallar sus caracteristicas para que sea facilmente identificable:

- Se compra un perro en Navidades con la excusa de que regalarselo a su hijo pequeño. Primer sintoma de imbecilidad profunda, nadie puede esperar que un niño se haga responsable de un perro, lo veremos más adelante; aparte de que, legalmente, en casi todo el territorio nacional, los dueños de los perros tienen que ser mayores de edad.

- No es capaz de educar al perro, por motivos obvios: no se puede dar lo que no se tiene, el jodido chucho se mea y se caga sin ningun pudor en todas las esquinas de la casa, se sube al sofa, roba comida, rompe muebles y cosas y hasta se pemite el lujo de gruñir y encararse con el dueño y hasta lanzar algun mordisco de aviso. En este momento se comienzan a marcar dos actitudes: la primera, culpar al inocente niño porque no ha sido responsable y no lo ha sabido educar y, la segunda, este perro es un peligro y un caso perdido... hasta muerde.

- Se medio encarga del perro con mala gana y aburriendo con sus quejas sobre el perro a todo aquel que se encuentra por la calle; ¡coño! no se acordó al comprarlo que el niño tiene que ir al colegio por la mañana y media tarde alguien lo tiene que sacar a primera y ultima hora del día (algun subnormal profundo a lo mejor es capaz de hacer a su hijo madrugar o trasnochar media hora para ello, o sacarlo cuando llueve, o cuando hace un frio que jode), por las tardes los niños tienen deberes, actividades... o simplemente tienen que jugar, que son niños, que para responsables ya debemos ser los adultos.

- Y el cuarto sintoma de hijoputismo y el más evidente de todos es cuando llega el verano: como no se lo pueden llevar de vacaciones, como nadie se quiere quedar con un chucho tan cabron que muerde, ladra, se caga y se mea; como un hotel canino te puede salir el mes de agosto por mas de 300 euros... van y dejan el perro abandonado el cualquier monte lo suficientemente lejos de casa para que no sepa volver. Tambien hay variantes como el que lo sacrifica alegando un "es que muerde" sin darse cuenta de que el veterinario sabe perfectamente que el problema del perro es de educación. O el que lo deja en una casa de acogida "a ver si tiene suerte y lo cogen en alguna casa de campo". Pero hijoputa, quien coño va a querer a un perro al que no has sabido educar y tiene más vicios que el Pete Doherty. Hay otra variante que es el perro del cazador hijoputa pero de ese hablaré otro día.

Algunos tienen suerte, hay asociaciones como el Refugio que se encargan de recogerlos, los curan, trabajan un poco con ellos y les buscan un nuevo amo menos hijoputa y que sea capaz de reeducarlo, se asombrarían de la gran cantidad de perros (por no decir la mayoria) que son capaces de cambiar sus habitos con un dueño como dios manda. Puedes buscar asociaciones locales de las mismas caracteristicas, es probable que en tu ciudad haya una, y, si tienes cargo de conciencia hasta puedes hacer un donativo.

A lo que iba cuando empecé: si tienes perro: no seas hijoputa, el nunca lo haría.

No hay comentarios: