Una de Putas.

El otro día paseandome por Montera, y, viendo a esas chicas que se ganaban la vida con la profesión más altigua del mundo empecé a pensar en que, sinceramente, en esta puta vida (nunca mejor dicho) todos en algun momento nos prostituimos de alguna manera, por ejemplo: hacemos un trabajo que no nos gusta por dinero, creamos un post que no sabemos de que coño va por dinero, acudimos a un lugar que no nos hace ni puta gracia a cambio de algo...conclusión, que putos/as somos todo, aunque solo las llamemos a aquellas que, para ello utilicen el organo sexual.

Y digo yo, y mira que se ha hablado veces del tema, ¿porque no ponemos a estas personas dentro de la ley?, digo yo, son un grupo que realizan un trabajo y, como tal deberían tener su regulación, y vean algunos de estos ejemplos:
  • Podrian estar dadas de alta en Hacienda y en la Seguridad Social, con un epigrafe y haciendose autonomas, o asalariadas por cuenta de un tercero que, como empresario, debe de tener su negocio en regla y respetar las legislaciones laborales.
  • Deberían tener su jornada laboral (un numero maximo de clientes u horas al día).
  • Las revisiones medicas deberían ser obligatorias y periodicas, con su correspondiente certificado medico expedido por alguna autoridad sanitaria, sin el cual no podrian ejercer.
  • Protección laboral, asociaciones profesionales y sindicatos.
  • Desgravaciones por gastos de aprendizaje, cirugia estetica y/o correctora.
  • Derecho a una pension, o al reciclaje profesional, digna tras el periodo de "trabajo util".

Con ello conseguiríamos que este servicio, tan demandado desde el principio de los tiempos, gozara de una cierta garantía para trabajadores y clientes, especialemente en el aspecto sanitario y en que parte de las mafias tendrían que reconvertir la actividad delictiva en un negocio completamente legal (aunque menos productivo).

Y, de paso... ¡que cojones!, aumentamos un poquito las arcas del Estado y el fondo de Reserva de la Seguridad Social, al tiempo, que aumentamos la afiliación y el numero de trabajadores en activo... y todo ello en tiempo de crisis.

Otro día les contaré como un conocido tuvo una oferta de hacerse puto (o Gigolo, llamenlo como quieran, que es lo mismo).

Somos la puñetera ONG del mundo.

Se que este post me va a hacer llover criticas pero me da igual, digo lo que pienso yo y lo que piensa mucha gente, aunque no sea politicamente correcto decirlo en voz alta, somos unos pardillos, unos memos y unos gilipollas, somos la puñetera ONG del mundo, y, lo que es peor, se estan descojonando de nosotros a la puta cara.


La idea de escribir este post nació el otro día que un conocido fue asaltado y robado en la calle por un ciudadano magrebí, lo que comunmente en la calle se conoce como "un moro", le guindo la cartera con la pasta, las tarjetas, ladocumentación, con el buen argumento de un destornillador afilado apuntando directamente al cuello del inocente. Al moro lo detuvieron, le tomaron datos, y, supongo que habrá salido por la puerta de atras, como muchos.


Al mismo tiempo, veo en la televisión que el rey de Marruecos (un tal Mohamed), ha enviado uno de sus aviones privados a recoger el cadaver del niño que murio de una manera tan terrible en el Gregorio Marañon y pienso: "Coño, Mohamed, buena campaña publicitaria, mientras, nos sigues mandando toda la morralla de tu pais en pateras."


Pero es lo normal ¿que esperan?, resulta que en un pais islámico si roban a la tercera vez les cortan la mano (que salvajes, ¿verdad?), pero aqui es bien diferente, pueden robar doscientas veces, violar a chavalillas, traficar con droga... y siguen en la puta calle, da igual el numero de victimas que vayan dejando por el camino, pero esas no cuentan, como no son de paises del tercer mundo...

Y si alguno, al final de un largo proceso, va a la carcel encima lo tenemos que mantener, dia tras dia, durante el tiempo que dure su condena para, despues, darle ayudas de reinserción, tocate los cojones, al día siguiente repiten, ¿usted no lo haría?.

Y eso es el caso mas extremo, pero hay más problemas derivados de la inmigración, la pandilla de golfos/as que viven de la asistencia social, vienen aqui, traen un niño (o vienen bien preñadas para que nazca aqui) y despues con eso de la agrupación familiar: ayudas para el niño, ayudas para ellos, viviendas protegidas... y sin pegar un palo al agua, y hasta le mandan dinero a la familia a su pais de origen.


Gran culpa de esto tienen los medios de comunicación, venden este pais como un ejemplo de solidaridad con el tercer mundo y, la imagen idilica de la veraneante que esta tomando en sol en la playa en topless dandole agua al pobre inmigrante, y, al tiempo que le abraza con una mano, le acerca las tetas a escasos centimetros, creanme, llama mucho, sobre todo, para quienes no han visto ni las tetas de sus mujeres porque las llevan tapadas hasta los tobillos.


Y luego estan esa mierda de asociaciones de "ayuda al inmigrante", algunas de ellas perfectas pseudoONGs montadas por un tio que, como estaba en el paro y no valia ni para tomar por culo, ¿que mejor que montar una asociación de esas y vivir de las subvenciones?; luego viene lo de siempre, les enseñan los derechos pero no los deberes, como el de trabajar... pero, joder, ¿porque no os lo llevais a vuestra casa tan humanitarios que sois?, porque todavía no he visto a ningun "humanitario" de estos que le de de su comida y de su alojamiento... cuanta hipocresía. A estos les auditaba yo la asociación que se han montado...

Pero claro, como siempre, que pague el paganini, osea, nosotros, y, si por el camino, nos pegan un palo (o algo peor) a joderse, que es lo que toca.

¡Toma racismo!.

El otro día tuve la mala fortuna de tener que acudir al servicio de urgencias de pediatria de un centro sanitario (o hospital) del Imserso, ya saben, los niños y las ostias que se dan; y, si al salir de allí me encuentro con un comercial de algun seguro de Sanidad Privada, creanme, me doy de alta del tirón.

Asumo que los servicios sanitarios están saturados y que tengo que esperar, es la norma básica, el que llega primero o es más urgente pasa antes, pero... tuve la desgracia de coincidir en la sala de espera con la familia gitana de un niño (tambien gitano) al que estaban atendiendo de algo que ni a mi ni ustedes les importa, pero claro, yo acudo con mi señora y dejando al resto de la familia en casa, por eso de no molestar, y ellos estaban allí copando media sala de espera, cuatro mujeres y seis niños en ese momento.

Hasta aqui todo aceptable, ¿quieren ir todos juntos porque se preocupan?, perfecto, pero la sala de espera no es para que los niños salten de banco en banco, ni para que corran, ni para que chillen, ni para que blasfemen, ni para que tiren el resto del bocadillo (o de la bebida) al suelo, claro, que si las señoras (gitanas tambien), que debían ser las madres y abuelas lo permitían, la culpa no es de los pequeñajos sino de los supuestamente adultos responsables a los que se supone que estan a su cargo.

Luego llegó la hora de que nos atendieran y allí entramos mi señora, yo, y el accidentado, y, primera sopresa: allí dentro, en una especie de departamento estaban, con el niño gitano al que no se que le pasaba, cinco varones y otro niño más, bueno, si el personal del hospital lo permite a mi me la pela, pero... segunda sorpresa, viene una amable señorita y me dice:

-"Lo siento solo se permite un acompañante".
-"No lo dirá usted por mi"- Le respondo mientras le señalo con un gesto a la multitud del departamento.
-"Insisto, solo un acompañante".- Me insiste.
Creanme, me lo pense unos cuantos segundos, es más, la mirada de mi esposa (y los años que van pesando) me hizo no montar en colera y enrocarme en que no salía, con una sonrisa le contesté a la señorita:
-"Si, perdone, las quejas se ponen en información, ¿verdad?."- Y sin darle tiempo a que me contestara me di la vuelta sabiendo que ya había captado el mensaje.

Acudí a admisión y, con la mejor de mis sonrisas pedí una hoja para poner una queja, la chica que allí estaba quiso saber el motivo, a lo cual le expliqué lo sucedido y, muy diligentemente hizo una llamada que hizo que el rebaño de gitanos abandonara el recinto supuestamente restringido, cuando me dijo que ya estaba solucionado que los habían echado yo le dije que no, que yo quería que los echaran, que yo, al igual que ellos habían entrado a estar con su familiar, yo tambien quería entrar, y ya que se me prohibió la entrada, quería quejarme porque, no sabía porque motivo me sentía discriminado.

Mientras que redactaba la queja, con la mejor de mis letras, los gitanos volvieron a entrar, aunque esta vez fueron las mujeres, y, parece ser que las intentaron echar porque, montaron un pollo de tal magnitud que al final fue necesaría la intervención de los guardias de seguridad, entre toda la discusión una de ellas grito al personal de seguridad: "Vosotros sois unos racistas", ¡será hija de puta!, ahora resulta que si no le dejas hacer lo que les da la puta gana eres racista, esto es un ejemplo que como les das la mano y te cojen el brazo.