Una de las veces que pusieron precio a mi cabeza.

La he recordado porque tambien me sucedió en agosto, eso si, hace muchos años... ¿han sentido, cuando van a veranear, cierta hostilidad en las pandillas de jovenes naturales del sitio donde veraneas?. Esas miradas de invasor, de cierto odio, de rivalidad... sobre todo cuando hay ligues por medio.


Entonces imaginense mi situación, porque un servidor, en aquel lejano año, se trabajó en repetidas ocasiones (y en alguna de ellas hasta con BIS) a la novia de toda la vida de uno de los jefecillos de esas pandillas locales.


Pero lo peor no fue eso, es más fue bastante placentero para ambos, lo que pasa es que algun hijoputa nos vió, o ella se arrepintió y se lo contó (joder, hay arrepentirse cuando echas un polvo ocasional no cuando echas unos cuantos con el mismo), y el hombre corrio la voz que me iba a hacer noseque, y estaba toda su pandilla buscandome para darme una paliza.


La verdad es que alguna vez me encontré con su pandilla y nadie se acercó, y hasta una vez me lo cruce a el y en ambos casos solo hubo miradas de odio, años despues alguno de sus "amigos" hasta me felicitó por ello diciendome que se lo merecia por gallo, yo, la verdad, es que en ese tema ni entré ni salí, eso se lo reserve a su novia.

No hay comentarios: