¿Quien era realmente el padre Miguel Pajares?

Es una pregunta que no dejo de hacerme desde que se hizo público el trato que se le dió a este religioso y los medios y recursos que se movilizaron, con el único fin de traerlo a España e intentar su sanación.

Porque, fijense, en la época que se han sufrido los recortes más brutales en la historia de nuestra democracia, se ha gastado una cantidad de dinero que nos deja al resto de los mortales un tanto anonadados, y porque no decirlo, cabreados y comenzando a cogerle manía al clero.

Porque resulta, que si a un ciudadano de a pie le sucede cualquier eventualidad en el extranjero, y acude a la embajada a pedir que lo repatrien a España, la embajada le paga el billete de vuelta, si, pero, al mismo tiempo le advierte que, una vez llegado a su pais debe hacerse cargo de los costes del billete; y a este hombre se le ha fletado, para el solito, todo un avión de las fuerzas armadas equipado con el material médico de última generación.

Porque si a un ciudadano de a pie le surge una enfermedad, y acude al servicio de urgencias de un hospital, donde un médico decide su ingreso, tiene que estar esperando a que haya cama disponible, muchas veces en los pasillos de los hospitales (lo hemos visto en TV) sin intimidad ni trato adecuado; mientras a este hombre se le ha vaciado una planta entera de un hospital para ponerla a su servicio.

Porque si a un ciudadano de a pie le surge una enfermedad graves, y necesita un tratamiento que no hay en España, o cuyo coste es muy elevado (como es el caso de algunos tratamientos para el cáncer y del nuevo medicamento para la hepatitis C) Sanidad no lo aprueba y no se hace cargo ni lo suministra, dejando a los enfermos con tratamientos menos efectivos, y el que no que se lo pague...; mientras a este hombre, en 24 horas, le conceden una autorizacion especial para sumnistrarle el mismo suero, experimental, que ha habido que traer directamente desde Ginebra conservado en condiciones especiales... Sin decir lo que ha costado.

Porque si a un ciudadano de a pie le surge una enfermedad cuyo tratamiento es elevado y de dudosa eficacia, se impone la máxima de evaluar si merece la pena el tratamiento con criterios como la edad, la gravedad y las posibilidades; y para este hombre, de setenta y pico años, con una enfermedad mortal, no se ha escatimado esfuerzo y tratamientos.

Y luego esta su profesión, oigan, que este hombre era un misionero, que estaba allí para evangelizar y hacer crecer su congregación en Africa, si se le da este trato de favor, y él encima lo consiente, dejando al resto de "hermanos" allí tirados con la enfermedad ¿cuanto van a tardar en borrarse o en cambiarse de religión? Los cinco minutos que tarden en darse cuenta que no todos los hijos de dios son iguales.

Es por eso que me inquieta la duda de quien era realmente este hombre, me extraña que por un simple misionero se haya movilizado, con una prevaricación tan descarada, tantos recursos, y que hayan participado varios Ministerios diferentes (Sanidad, Defensa, Exteriores...) y hasta alguna Comunidad Autónoma, sin rechistar y sin poner el grito en el cielo.

También me extraña su actitud, abandonar a sus hermanos y conversos buscando solo la prolongación, unos pocos años más, de su vida; parece que los misioneros de hoy ya no son colo los de antes, que daban su vida por dios, aceptando con resignacion su destino.

Vamos, que dentro de los ciudadanos de primera ya no solo estan la familia real, los grandes empresarios y los politicos, también está el clero, otro ejemplo del neodespotismo ilustrado que rige estos tiempos: todo para el pueblo, pero sin el pueblo.

No hay comentarios: